Día 4 de ENERO

El Retablillo de Don Federico

A sus siete añitos. Federico García Lorca vio instalarse en la plaza de su pueblo una carreta de titiriteros. La conmoción de presenciar el espectáculo fue tal que dejó al pobre niño con fiebre por la emoción y lo marcó para siempre. A tal punto que los títeres y el teatro serán habituales en la obra del poeta.

Esa emoción es la que queremos reproducir en los niños, la de la carreta de títeres, cantos poemas e historias que llega a su plaza, teatro o colegio, a divertir y hacer sentir. Pero no van a ser unos comediantes cualesquiera, si no, la compañía inspirada y “dirigida” por el mismo Federico.

Elenco y artífices de la obra

Detrás de la representación de esta obra están las siguientes personas y compañías, a las cuales agradecemos desde aquí su esfuerzo y dedicación. Es un honor contar con su compromiso y creatividad.